Inicio Agua SENAGUA CONVOCA A COMUNIDADES DEL RÍO DULCEPAMBA Y A EMPRESA HIDROTAMBO PARA ANALIZAR CONFLICTO POR EL AGUA

pei1

cvp

vdm2tangaaguita

Nuestra sugerencia

ultimos tweets

Mail22RSS22

SENAGUA CONVOCA A COMUNIDADES DEL RÍO DULCEPAMBA Y A EMPRESA HIDROTAMBO PARA ANALIZAR CONFLICTO POR EL AGUA PDF Imprimir
Noticias - Agua
Escrito por Administrator   
Lunes 19 de Junio de 2017 22:28

Después de más de 13 años de conflicto por el agua, este martes 20 de junio, a las 10h00, representantes de comunidades de la cuenca del río Dulcepamba se reunirán en Guayaquil con autoridades de la Demarcación Hidrográfica del Guayas -adscrita a Senagua- y con representantes de Hidrotambo, la empresa que construye una controversial hidroeléctrica en el cantón Chillanes de la provincia de Bolívar.

Las comunidades, reconociéndose como habitantes usuarios de la microcuenca hidrográfica del río Dulcepamba, enviaron el 29 de noviembre de 2016 a la Subsecretaria del Agua, Vanessa Plaza, una comunicación detallada de los problemas que viven por causa de la construcción del proyecto hidroeléctrico San José del Tambo.

En la raíz del conflicto está la concesión de agua otorgada en 2003 a la empresa Hidrotambo S.A. de 5.4 m³/seg. para la época húmeda, la misma que en 2005 aumentó a 6.5 m³/seg. Estas concesiones fueron hechas por la Agencia de Aguas de Guaranda sin consultar adecuadamente a la población ni cuando se hizo la concesión en 2003 ni cuando se dio el incremento en 2005.

 

Para la época seca se le concesionó en 2003 a Hidrotambo 1.96 m³/seg, con la obligación de dejar un caudal ecológico en el rio, para la vida acuática. Según las comunidades, no existe, no existió ni existirá suficiente caudal para abastecer a la vida acuática y a la hidroeléctrica en los meses de estiaje, de acuerdo con la investigación realizada in situ por un equipo de técnicas ambientales de la Fundacion Conservation, Food and Health, junto con hidrológicos e ingenieros hidráulicos de la Universidad California-Davis de EEUU.

Durante los años transcurridos, hubo cambios normativos sustanciales que obligan a Hidrotambo a renovar su autorización de agua. En su solicitud de renovación de su adjudicación de aguas, presentada a la SENAGUA en Octubre de 2016, Hidrotambo solicita un caudal de 6.5m3/seg, aunque en la época seca no existe ni de cerca este caudal de agua.

Incluso se aprobó la nueva Constitución, que establece garantías inéditas en relación con el agua, como reconocerla un derecho humano fundamental, y que su uso y aprovechamiento debe responder a una prelación que posiciona al ser humano y a la naturaleza por sobre los intereses económicos-industriales. Con base en esto, el dirigente de San Pablo de Amalí, Manuel Trujillo, sostiene que Senagua no debe atender la demanda de agua de la empresa Hidrotambo antes de asegurar que no se afectará a las familias de las cerca de 140 comunidades, recintos y sectores rurales que son usuarios prioritarios porque dependen del agua de la cuenca para la producción agrícola de pequeña escala con la que aseguran su autoconsumo y abastecen a 19 mercados del país.

Muchas de estas familias decidieron solicitar formalmente autorizaciones de agua con fines de uso doméstico y riego para la soberanía alimentaria. Pero hasta ahora, no tienen una respuesta de las autoridades.

Cuando los técnicos de la Senagua vienen para realizar inspecciones, la compañía Hidrotambo ha comenzado a seguir a los usuarios de agua como método de intimidación, y por medio de su Gerente General, Diego Soria Re. El 25 de noviembre de 2016, Hidrotambo presentó oposiciones formales a los procesos de varios agricultores de las comunidades aguas arriba de la hidroeléctrica.

También existen preocupaciones sobre el caudal ecológico que debe mantenerse en el río para asegurar la conservación y mantenimiento del ecosistema fluvial. De acuerdo con el documento presentado a Senagua por las comunidades, Hidrotambo no hizo estudios de caudales ni un solo día, y no hizo un monitoreo del cuerpo de agua, como dice la Ley de Aguas. Esto ha derivado en una falta de rigurosidad que se expresa en el manejo de tres números diferentes para el caudal ecológico en los documentos de Hidrotambo: 860 l/seg, 1.059 l/seg, y 500 l/seg.

Según aforos del caudal ecológico realizados cada 2 semanas en la época seca del año 2016 por el equipo de Conservation Food and Health, solamente 4 veces hubo un caudal que cumplía con los 500 l/s. Ninguna medición tuvo un caudal que cumple con los otros dos caudales ecológicos citados. Esto significa, por otro lado, que la empresa está llevando a sus instalaciones más agua de la autorizada; algo que es sancionado con una multa significativa.

En otras palabras, es mucho lo que está en juego en la reunión convocada por la Senagua este 20 de junio. Lo que suceda en ella dejará en claro la orientación de las políticas públicas: el derecho al agua o el negocio con el agua.