Inicio Pueblos indígenas Festival de teatro Bocaescena, un semillero de dignidad y esperanza

pei1

cvp

vdm2tangaaguita

Nuestra sugerencia

ultimos tweets

Mail22RSS22

Festival de teatro Bocaescena, un semillero de dignidad y esperanza PDF Imprimir
Noticias - Naturaleza y pueblos indigenas
Escrito por Administrator   
Viernes 02 de Diciembre de 2016 12:58

carlosquinto3

 

Entre el 13 y 14 de octubre de 2016 Montecristi tuvo su vida normal… sólo aparentemente. Porque algo sí ocurrió esos dos días en las entrañas de esta pequeña y emblemática ciudad manabita, que al dar cobijo al festival de teatro juvenil Boca Escena, escuelas, colegios y plazas se abrieron para que decenas de jóvenes procedentes de Manta, Montecristi, Pedernales y Vinces, expongan generosamente y con pasión su arte.

 

La población fue convocada a reflexionar y tomar posición desde la alegría -una alegría no exenta de profundidad- sobre temas irrenunciables como la contaminación de los ríos, frente a los cuales no cabe más la indiferencia, o temas duros y crueles como la necesidad de parar con el abuso sexual de niños, niñas y adolescentes.

 

Seguramente hay comportamientos en el ser humano que no cambian de un día para el otro. Ni los daños a la naturaleza ni las violaciones sistemáticas de derechos humanos terminarán en plazos cortos. Pero sí es seguro que el camino del arte contiene la mayor potencialidad para generar procesos de concienciación no sólo individual sino también colectiva, involucrando tanto a quienes están del lado de los espectadores como a quienes se desenvuelven sobre las tablas. Es lo que se pudo ver en el caso de este festival. De un lado, cientos de estudiantes que fueron pasando de la risa amplia y sonora a la interiorización de temas complejos. De otro lado, decenas de jóvenes teatreros jugándose íntegramente en cada representación, porque en cada acto se apuesta con todo: el cuerpo, las emociones, la esperanza.

 

No quisiera perderme el siguiente Boca Escena para agradecerles a todos quienes hicieron posible que éste se diera, por la honda huella que dejaron en mí.