Inicio Pueblos indígenas En Argentina hay poblaciones inhabitables a causa de las fumigaciones

pei1

cvp

vdm2tangaaguita

Nuestra sugerencia

ultimos tweets

Mail22RSS22

En Argentina hay poblaciones inhabitables a causa de las fumigaciones PDF Imprimir
Noticias - Soberanía Alimentaria
Escrito por Administrator   
Miércoles 12 de Diciembre de 2012 18:28

Entrevista con Nicolás Loyacano. nico2012

Médico argentino especializado en pediatría, que ha trabajado cercanamente en poblaciones cuya salud ha sido afectada por fumigaciones aéreas en plantaciones de soya transgénica.

AGENCIA TEGANTAI: Nos interesa conocer cuáles son los impactos de las fumigaciones aéreas con glifosato en las plantaciones de soya (o soja) transgénica en Argentina, ¿cuál es la situación de la salud de la población que habita cerca de ellas?

NICOLÁS LOYACANO: Argentina está pasando por un proceso de involución, las poblaciones rurales que son las más expuestas, pero no las únicas, a las fumigaciones y los transgénicos, están en un proceso de deterioro de sus capacidades cognitivas y de adquisición de enfermedades de tipo autoinmune, cancerígenas, infertilidad y demás. Es muy fácil observar cuando uno se dirige a pequeños pueblos de cinco mil a diez mil habitantes, que están inmersos en un mar de soja, y por tanto tienen las aspersiones aéreas y también terrestres bien cerquita de las viviendas, cruzando una calle o detrás del patio de una casa, cerca de las escuelas, por lo cual el impacto es enorme y para toda la población, no solamente para los que están cerca de las fumigaciones.

Es para todos por igual y los problemas endocrinológicos, reproductivos, de fertilidad, se reproducen sistemáticamente; hay una gran incidencia de enfermedades que alteran la capacidad neurocognitiva y conductual, muchos chicos autistas. Estamos llegando a la incidencia del autismo de 1 en 250 chicos, principalmente en zonas de área rural, acercándonos a los niveles de Estados Unidos donde se estiman niveles de 1 en 69, en varones, así que podemos empezar a relacionar el uso de agroquímicos con enfermedades como el autismo. Por otro lado la infertilidad está llegando a un 20 o 25 por ciento en parejas jóvenes y sanas.

Tenemos planes gubernamentales tapando este tipo de baches y digo esto en una forma irónica porque es una catástrofe que se plantee la fertilidad asistida, con la carga impositiva que eso conlleva para toda la población, tratando de salvaguardar esta situación.

AT: ¿Cuál es la situación actual de salud de los niños en estas áreas afectadas por las grandes plantaciones de soya?

NL: Tenemos problemas clínicos bien complejos, por ejemplo graves y manifiestas enfermedades autoinmunes, tenemos variados y gran cantidad de tipos de leucemias, distintos tipos de cáncer, niños que nacen con problemas como un nefroblastoma que es una enfermedad rara, o retinoblastomas, que son deterioros genéticos que están siendo cada vez más frecuentes y con una expresión muy temprana en la vida del niño. Por otro lado estamos viendo muchos problemas dermatológicos, de epilepsia, convulsiones de todo tipo, también en relación al sistema endócrino; hay muchachos con déficit de crecimiento o que crecen demasiado, por la alteración de los ejes endocrinológicos que producen este tipo de tóxicos y el consumo de transgénicos.

Están además los problemas de conducta, los síndromes de déficit de atención, de hiperactividad que de forma subclínica se va manifestando en los chicos y como cada vez es mayor la población afectada esto ya se toma como una normalidad, entonces los chicos son promovidos de año cuando no les correspondería.

En uno de los últimos estudios que vamos a concretar en este año, vimos la cantidad de chicos que hay en escuelas especiales, en poblaciones de 10.000 habitantes hay entre 100 y 150 chicos en escuela especiales, lo cual es casi el triple de hace 15 o 20 años cuando no teníamos este sistema de producción de soja, con las fumigaciones que requiere.

AT: ¿Qué tipo de estudios se han realizado para determinar esas afectaciones de salud?

NL: Estudios de impacto directo en personas es muy difícil hacer, pero tenemos pacientes con la posibilidad de hacer estudios de casos y controles que se están desarrollando y estudios transversales de situación epidemiológica, pero el problema es que quienes recogen esta información son los gobiernos y eso hace difícil acceder a estos datos que por supuesto son de recolección parcial, porque los médicos todavía no tienen la capacidad ni conocen el problema como para denunciarlo o hacer estudios relacionados, somos pocos los que conocemos a fondo esta problemática. Por ahora nos toca en Argentina hacer más difusión y formar a los profesionales para que asuman esta problemática con contundencia. A mi regreso en Argentina haré dos o tres estudios epidemiológicos que sustenten más esta situación.

AT: Sofía Gatica, actual premio Goldman por su lucha contra los impactos en la salud de las fumigaciones en las plantaciones de soya en el barrio Ituzaingó Anexo, cuando estuvo en Ecuador manifestó que la Organización Panamericana de la Salud y el Gobierno han declarado al barrio “inhabitable”, ¿cómo describes la realidad de salud del barrio Ituzaingó Anexo?

NL: La realidad es que el promedio de vida no llega a los cincuenta años, que las incidencias de enfermedades son casi el cuádruple que en la población general. Es muy difícil habitar en zonas como ésta y es muy difícil también salir de zonas como ésta; cuando viene la Organización Panamericana de la Salud o el Gobierno uno les presenta estudios sobre lo que está sucediendo, entonces ellos declaran al barrio inhabitable pero uno le puede estar dando la derecha al gobierno para que te saquen de ahí, esto está pasando muchas veces con la minería, que podría ser más rentable desplazar a la población justificándose con los impactos que pueden venir a la población, esta es una cuestión que también tenemos que tener en cuenta. De todas maneras, es algo que nos impactó a todos pero es una realidad, ese barrio es inhabitable y la causa es la fumigación.

AT: ¿qué medidas está tomando el gobierno ante esta realidad?, ¿restringe las fumigaciones, permite la ampliación de la frontera de la soya?

NL: Hay muchos paliativos que el gobierno está impulsando porque ve que no constituyen un gran impacto económico. La soja sigue expandiéndose, en los últimos cinco años pasamos de 20 millones de hectáreas a 24, y de un 57% de la superficie cultivable que tenía soja ahora estamos en un 63%; aumentamos el uso de round up de 300 a 360 millones de litros por año entre 2009 y 2011, lo cual indica que no sólo hay mas hectáreas cultivadas sino que se usa más cantidad por área cultivada. Por otro lado, como estos problemas se manejan generalmente en los municipios y aquí los gobernantes están expuestos porque se encuentran en el supermercado con la gente que tiene los mismos problemas, la frontera sojera se corre quinientos o mil metros de la planta urbana, y es un buen paliativo. Sin embargo, este sólo paliativo nos ha provisto de un dato interesante: en un pueblo de San Jorge, en Santa Fe, hace tres años se prohibieron las fumigaciones a mil metros de la planta urbana y desde entonces la funeraria trabaja un 30% menos.